A pesar de su prefijo, la AntiFil se presenta como una Feria Alternativa del Libro en Lima. Con énfasis en Alternativa (para que se entienda mejor leer ¿Qué es ser Anti?, de Hebert Rodríguez). Un espacio autogestionado por organizaciones culturales, poetas, escritores y artistas. Nace desde una postura crítica a la Feria Internacional del Libro (FIL), organizada por la Cámara Peruana del Libro, a la que acusan de “elitista”. Nace de lo nuevo, lo joven y lo propositivo, para ofrecer otras opciones culturales en Lima.

La AntiFil se destaca por crítica, ácida, combativa, y resistente. Ante sociedades conservadoras como las latinoamericanas, propuestas como la AntiFil brindan un espacio para hablar de lo que no se quiere hablar: roles de género, feminismo, personas LGBTI, aborto, medioambiente, interculturalidad, lenguas originarias y cultura indígena. Da espacio y visibilidad a un movimiento cultural y artístico que se sale de lo convencional, y que está emergente y cada vez más activo en Lima. Porque más que una mera exposición de libros, es una red de propuestas artístico-culturales: proyecciones de cine, galería de arte y fotografía, presentación de libros, talleres, debates, danza y teatro. En esta segunda edición, que va del 15 al 23 de julio, reúne a más de 250 artistas y 70 editoriales independientes.

También es de entrada gratuita, en contraposición a los 7 soles (2 USD) que cuesta la Fil, porque se busca que no haya filtro para llegar a la cultura y el arte. Se busca que sea una plataforma para visibilizar el trabajo de artistas que no pueden exponer en una galería de un barrio caro de Lima o si trabajan con temas polémicos y no tienen cabida en otros espacios. Además de artistas nacionales, también cuenta con la presencia de extranjeros. Una de las novedades de esta segunda edición es que tendrá un espacio de producción literaria en lenguas originarias.

En este video, Fernando Osorio-Antúnez, organizador del evento, cuenta más sobre la AntiFil. Producción de lamula.pe.