América Latina es la región con más fuentes de agua potable en el mundo –tiene alrededor del 31% de las reservas de agua dulce del planeta–, pero unos 36 millones de personas carecen de agua potable, de acuerdo con el Banco Mundial.

El acceso al líquido varía entre países. Mientras en Uruguay más del 96% de la población tiene acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas, como inodoros con cisterna, en Bolivia el porcentaje baja a 46 y en Haití a 24, dijo Wambui Gichuri, gerente de Recursos Hídricos para América Latina del Banco Mundial, al diario español El País en mayo de 2015.

Uno de los desafíos que enfrenta América Latina respecto a la dotación de agua es el mantenimiento adecuado de sus instalaciones. En los países desarrollados se pierde alrededor del 15% del agua antes de llegar a las casas, pero en países en desarrollo se puede desperdiciar hasta el 50% debido a instalaciones defectuosas, de acuerdo con el Banco Mundial.