Treinta mujeres de diversas edades y profesiones participan de Alabadas, un espacio digital que propone reflexionar sobre el lugar que ocupa la mujer en una sociedad patriarcal llena de limitaciones. La responsable de esta iniciativa es Jorgelina Albano, quien a través de este emprendimiento, invita a todas las mujeres del mundo a cambiar la mirada que tienen sobre ellas mismas.

Alabadas es una serie de veinte capítulos que tratan temáticas con perspectiva de género, a través de los testimonios de treinta mujeres que desafiaron sus propias creencias en diversos escenarios cotidianos. La cámara las captura en un plano medio corto, en el que se puede apreciar bien las expresiones faciales de las entrevistadas, que hablan sobre estereotipos, discriminación y empoderamiento.

Si cambiamos la mirada haremos que el mundo cambie, así se titula el primer capítulo de un emprendimiento que además invita a que el hombre observe qué es lo que está pasando con las mujeres hoy. Mirar, pensar, analizar, inspirar, contagiar, crear y transformar son algunos de los verbos que encierran el concepto general de Alabadas, que ya ha logrado un gran tráfico de usuarios.

La elección de ser un espacio digital no es en vano ya que posibilita a que personas de diversos países de América Latina y el mundo puedan acceder a esta serie de entrevistas íntimas. Los capítulos fueron grabados en Argentina, Chile y Estados Unidos, pero han sido recibidos por mujeres y hombres de diferentes nacionalidades que al igual que la ideóloga del proyecto creen en un cambio.

 JORGELINA ALBANO, IDEÓLOGA Y DIRECTORA DE ALABADAS

Desde niña a Jorgelina Albano -ideóloga y directora de Alabadas- le indignaba la desigualdad de género, y eso marcó su camino al punto de trabajar siempre en pos de una cultura igualitaria. Muestra de ello es su libro La mujer de la hamaca, que habla de una joven que desde pequeña se atreve a desafiar aquello que se espera de ella y a partir de ahí comienza a reinventarse de varias maneras.

No es casualidad que Albano hoy esté al frente de un proyecto que invita a la mujer a reflexionar y cuestionar sobre el lugar que está ocupando en la sociedad, eso en primera instancia. Luego la incita a transformar su realidad y la de las personas que la rodean, a través de testimonios reveladores que hablan del desafío que significa enfrentarse a los mandatos preestablecidos propios de un sistema machista y patriarcal.

LALA PASQUINELLI, PARTICIPANTE DE ALABADAS

Lala Pasquinelli es artista visual  y lidera el proyecto Mujeres que no fueron tapa, que apunta en primera instancia a desnaturalizar la forma en que los medios de comunicación muestran a las mujeres. Desde ese lugar la “artivista”, tal como se define, aportó a Alabadas su mirada sobre los temas que la atraviesan como género, al igual que lo hicieron el resto de las mujeres que participaron del ciclo.

Pasquinelli al igual que Albano cree en la transformación de la mirada y el entorno, a través de acciones como puede ser su emprendimiento u otros similares que tengan perspectiva de género. “Alabadas fue una instancia de conversación y reflexión que seguro ayuden a algunas personas a identificarse y pensarse en el contexto actual”, cuenta la artista quien desafía a Vernos desde otro lugar.