Las fotografías que acompañan este artículo son cortesía de Christian Rodriguez y forman parte del trabajo fotográfico que ha realizado con madres adolescentes en América Latina. 

La carrera profesional de Christian Rodríguez la dicta su historia personal. Hijo y hermano de madres adolescentes, desde un principio enfocó sus trabajos fotográficos en temas de género e identidad. Eso le da esa óptica sensible, una fineza en el lente cuando retrata. Luego de vivir cuatro años en España, decidió volver a Uruguay, con la idea firme de generar un proyecto personal en el país donde nació y se crió. “Me conecta con mi historia personal”, dijo Rodríguez a Distintas Latitudes, para explicar por qué elige retratar adolescentes embarazadas.

Primero recaló en el Hospital Pereira Rossell en Montevideo, el hospital público materno-infantil más importante del país. Fotografió 20 partos y cuatro cesáreas, una serie de fotos que se publicó en diversos medios nacionales e internacionales. Una mirada íntima al momento del nacimiento donde el dolor y la alegría son todo para estas adolescentes de bajos recursos, muchas veces solteras y sin educación. Rodríguez tuvo ambición y pensó expandir su proyecto por este continente que tiene el segundo puesto en estadísticas de embarazo adolescente e infantil después de África.

En Brasil, anduvo por las favelas de Río de Janeiro; en Oaxaca, México, retrató el embarazo adolescente a causa de violación; en Buenos Aires, Argentina, dio talleres de fotografía a madres adolescentes para conocer su mirada; en Ecuador, conoció a una niña de 14 años que continuó sus estudios luego de tener su bebé; en Colombia, se quedó en las casas de las niñas a las que su escuela les entrega bebé robots con las mismas necesidades y demandas de uno real para que vivan la experiencia; en Venezuela, focalizó su mirada en la prevención, ya que es muy difícil conseguir métodos anticonceptivos; en Nicaragua, fijó su atención en el bebé y el padre (“desde que nació mi bebé que ahora tiene diez meses, me fijo más en el rol del padre”, dijo), siendo que en buena medida las madres adolescentes también son solteras.

Si bien es Bolivia el país de Latinoamérica que lidera el ranking de embarazo adolescente, según Rodríguez son Nicaragua y Venezuela los países donde la tienen más difícil las madres adolescentes porque “hay mucha pobreza”. “En Nicaragua a veces ni siquiera tienen para comprar un litro de leche”, agregó.

Hace cinco años que Rodríguez busca retratar el embarazo adolescente en el continente, y hasta el momento su trabajo ha sido autofinanciado y a puro esfuerzo personal. Ahora el intento es unir esfuerzos en un equipo interdisciplinario para crear la plataforma digital educativa Teen Mom, con la convicción que el cambio de esta realidad será, en parte, a través de la educación. Para eso realiza una campaña de crowdfunding.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

El fotógrafo Christian Rodríguez.

 

Reproducimos parte de la charla con Rodríguez a través de Skype:

¿Qué buscas con tu lente cuando estás frente a la adolescentes?

Siempre hago retratos, me encanta; y me esforcé mucho por mejorarlos, son una parte fundamental de mi serie. Por otra parte, me interesa la cotidianidad, hacer una aproximación mucho más tradicional. Una de mis cualidades es que me puedo meter en las vida de las personas con facilidad y todos nos sentimos cómodos con eso.

¿Qué te llama la atención de estas adolescentes? ¿Qué puntos en común encuentras?

Hay algo que se repite bastante en Latinoamérica y son los patrones familiares. Generalmente son hijas de una madre adolescente, tienen poco acceso al sistema de salud y pocas posibilidades de terminar etapas de formación educativa.  No tienen acceso a estudios terciarios. Estas son las claves fundamentales. Estamos hablando de una desigualdad de género que se da en forma de violencia de género.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Una tercera parte de los embarazos en América Latina corresponde a jóvenes menores de 18 años, siendo casi un 20% de éstas adolescentes menores de 15 años. En estas edades, el embarazo suele ser producto de violencia sexual. ¿Viste muy presente la causa de violación en tu búsqueda? ¿Cómo la retrataste?

Hay dos grupos bien diferenciados en el embarazo adolescente. Generalmente, las adolescentes de entre 15 y 18 años tienen relaciones entre pares y con vínculos consensuados. Pero cuando hablamos de menores de 14 años, en su mayoría son víctimas de abuso o incesto. Una niña menor de 14 años no tiene la capacidad para tener una relación consensuada con una persona adulta y usualmente esta contraparte masculina es dos o dos veces y media más grande que ella. Este es un grupo muy vulnerable. Creemos que el número de madres menores de 15 años va en aumento, las estadísticas hablan que para el 2020 van a haber más de tres millones de bebés con madres menores de 15 años en Latinoamérica. Es una cifra muy alarmante. Es importante que los gobiernos y los Estados puedan involucrarse para cambiar las legislaciones. Por ejemplo, si en Guatemala una menor de 15 años tiene relación con un adulto, no importa si haya sido consensuada o no, ya se considerada un delito.

Me dijiste que además de visibilizar la problemática intentas buscar soluciones, aparte de la experiencia en Colombia con los bebés robots, ¿pudiste ver otras formas que buscan la solución?

En Ecuador hay muchas escuelas que ayudan a seguir a las niñas dentro del sistema educativo, ya sea si están embarazadas o si ya tienen al bebé, porque pueden ir con el bebé a la escuela.

¿Este trabajo te ayudó a entender mejor tu historia personal?

En parte sí. Creo que lo más importante de esto es el desencadenante, lo que lo motivó en un principio. Después claramente uno empieza a profundizar, el trabajo crece, supera expectativas y lo trasciende a uno como autor. Ahora es un proyecto que espero pueda trascender mi trabajo y lograr un cambio, o poner mi grano de arena para que haya más información para los estudiantes y los maestros también, que son una parte importante.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Christian Rodríguez nació en Montevideo en 1980. Actualmente vive en la Ciudad de México. Ha publicado sus trabajos en The New York Times, TIME Magazine, El Mundo, Yo Dona, Esquire Rusia, La Nación, El País, Página12, ABC, El Observador, Lento y Seis Grados. Ha expuesto su obra en Uruguay, Brasil, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Estados Unidos, España, Francia, Italia, Reino Unido y Camboya.