El lunes 19 de diciembre de 2016, Mert Altintas, policía turco de 22 años, asesinó de varios balazos en la espalda al embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, mientras éste último inauguraba una exposición fotográfica en Ankara. Tras los disparos, Altintas, vestido de traje, gritó: “¡Alepo, venganza!” en ruso y destrozó varias de las fotos colgadas en la exposición, antes de ser abatido. “¡Dios es grande! ¡Dios es grande! ¡Nosotros morimos en Alepo, ustedes morirán aquí!, se le escuchó decir varias veces. El suceso dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos.

América Latina es una región que no se ha librado de los ataques contra diplomáticos, embajadas y consulados. En Distintas Latitudes mapeamos cuatro grandes atentados que lo mismo han sido perpetrados por presuntos islamistas radicales, guerrilleros de izquierda y policías nacionales.

Con información de Florencia Luján, Antonia Orellana Guarello, Diana Fuentes y Jordy Meléndez.