En diciembre de 2016, el periodista de datos guatemalteco, Daniel Villatoro, convirtió una investigación que hizo sobre el trabajo no reconocido con dinero a mujeres en Guatemala, en una obra de arte. Su investigación revelaba que las mujeres indígenas en su país trabajan casi una jornada laboral completa al día sin recibir paga. Su obra muestra, con relojes, la cantidad de horas no pagas que trabajan las mujeres indígenas y no indígenas, en comparación con los hombres, indígenas y no indígenas.

Este ejemplo de data art (datos convertidos en arte), inspiró a Alejandro Córdova, del Teatro Luis Poma en San Salvador, a realizar una convocatoria que mostrara investigaciones basadas en datos, convertidas en visualizaciones artísticas. El resultado se abrió al público el martes 17 de mayo en la noche, en una edición especial del tradicional “datos y cervezas”, que se realizó en el marco del Foro Centroamericano de Periodismo de El Faro.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Alejandro Córdova, integrante de la Red Latinoamericana de Jóvenes Periodistas, presenta Data Art en San Salvador

Además de la obra de Villatoro, en el teatro hay piezas basadas en investigaciones realizadas por periodistas de El Diario de Hoy, El Faro, La Prensa Gráfica (de El Salvador) y del proyecto Gênero e Número, de Brasil.

Karla Arévalo, de El Diario de Hoy, realizó la pieza “¡Se busca!” con base en el reportaje “Los 11 mil salvadoreños que nadie busca”, que refleja el gran número de desapariciones en el país. Por otro lado, el periodista Stanley Luna realizó la obra “Destierro de mariposas”, producto de una investigación sobre la migración de artistas salvadoreños en los 70 y 80.

Carla Ascencio y Andrea Burgos de El Faro, realizaron una instalación que visualiza la cantidad enorme de denuncias sobre violaciones de menores en El Salvador. Gênero y Número, de Brasil, visualiza, además, la desigualdad en ese país en cuanto al nombre de calles con nombres de mujeres. En ciudades como Rio de Janeiro, Porto Alegre y Recife, solo el 20% de las calles tienen nombres de personajes femeninos, lo cual oculta el legado de las mujeres en la historia de Brasil.

Además de las investigaciones-instalaciones de arte, en el espacio de “Datos y cervezas” se presentaron proyectos de diversos países de la región.

Por ejemplo, Arysbell Arismendi, de Vendata, mostró el trabajo que se está haciendo en Venezuela para extraer datos de las Gacetas Oficiales, y así rastrear posibles casos de corrupción en contrataciones públicas.

El catalán Eduard Martín-Borregón, de PODER en México, presentó “Contratistas del poder”, un trabajo conjunto con El Universal de México, sobre malas prácticas y corrupción en las contrataciones públicas mexicanas.

Mercedes Agüero, de La Nación Data, de Costa Rica, mostró una app que permite evidenciar los sobresueldos en el sector público costarricense. Mediante esta, los usuarios pueden saber cuánto ganarían en incentivos adicionales si fueran trabajadores públicos, versus sus salarios actuales.

Con una conversación amenizada por cervezas, que en ocasiones opacó las voces de los expositores, el espacio en el Teatro Luis Poma sirvió de encuentro para dateros de la región y personas interesadas, que por primera vez se acercaron a la temática.