Belice es un pequeño país de América Central sobre el cual se habla muy poco. Incluso sus vecinos centroamericanos no saben mucho de lo que sucede allí. Sin embargo, lo que está sucediendo en términos de derechos LGBTI es interesante. Hasta el año pasado, en Belice las relaciones homosexuales estaban penalizadas por ley.

El fallo de la Corte Suprema de Belice, que en agosto de 2016 despenalizó la homosexualidad abrió el camino para que empiece a fortalecerse un movimiento LGBT en ese país. Distintas Latitudes conversó con Caleb Orozco, del United Belize Advocacy Movement, quién impulsó esta acción en 2013, y que ahora se prepara para luchar por más derechos.

Despenalización

Caleb Orozco es probablemente la cara más visible de la lucha LGBT en Belice. Por ello, puede decir, por experiencia propia, cómo se vive como un activista por los derechos de esta población.

Las amenazas son usualmente en línea, pidiendo que te decapiten, deseando que te mueras. Hay muchas críticas, acoso, insultos.  Cuando caminas por la calle también hay muchos insultos, lo que hace caminar muy difícil. Entonces, uno tiene que aprender a encontrar otras formas de moverse de un punto a otro. Es difícil ser un defensor de derechos humanos visible”, dijo Orozco.

A pesar de ello, reconoce que con la despenalización de la homosexualidad en su país, proceso que él acompañó en la primera línea, se han dado algunos importantes cambios institucionales y sociales.

Ha habido un cambio de tono en el Departamento de Policía, reconociendo que la ciudadanía LGBTI merece la misma protección que todo mundo.  También ha habido un cambio en la comunidad, de querer enfrentar las leyes, como la ley de adopción, o la ley de familias y seguros”, dijo Orozco.

El activista agregó que ahora la población LGBTI busca ejercer su derecho a la expresión, privacidad, intimidad, simplemente dándose la mano en las calles, o hablándose de forma amistosa en un restaurante.

“También ha habido un cambio en el entendimiento del público de que los derechos fundamentales son aplicables a todo mundo, incluyendo la ciudadanía LGBT, y finalmente, los sindicatos están reconociendo que tienen miembros LGBT”, dijo.

Sin embargo, el camino apenas empieza. Aparte del United Belize Advocacy Movement, diferentes grupos de personas trans, bisexuales, lesbianas y jóvenes están apenas surgiendo.

“Entonces, necesitan mucho entrenamiento y exposición sobre qué es la construcción de liderazgo, compromiso político y comunicación, movilización de la comunidad. Solo hay una organización que ha estado en el país por más de una década, y esa es el United Belize Advocacy Movement. Eso significa que mi organización debe actuar como mentora, facilitando recursos y oportunidades de entrenamiento a los demás grupos. Así que no estamos ni cerca de tener un movimiento LGBT fuerte. Lo que tenemos es una fuerte organización de políticas y defensa de derechos LGBT”, dijo Orozco.

Uniones e identidad

Belice no cuenta actualmente con ninguna protección para las parejas del mismo sexo. Según Orozco, en este momento están haciendo investigación legal para examinar cómo los individuos LGBTI de Belice son afectados por la ‘opresión legislativa’. Eso significar entender que definir las uniones de hecho en una forma ‘género-neutral’ podría resolver el problema de la seguridad en las relaciones en este país.

Actualmente no hay un esfuerzo fuerte para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Hay un esfuerzo fuerte para tratar de entender cómo la idea de matrimonio afecta nuestro derechos socioeconómicos, civiles y políticos en este país. Después de eso, determinaremos el mejor o el más fácil curso de acción para tener algún tipo de seguridad en las relaciones o protección en Belice”, dijo el activista.

Por otro lado, tampoco existe aún una ley de identidad de género. Por ley una persona trans (como cualquier persona) puede cambiar su nombre por cualquiera que desee. Además, si alguien lleva a la corte información médica sobre su género, es posible alterarlo en los documentos legales. Sin embargo, ninguna persona trans lo ha hecho aún.

“Tienen que haber cambios legales o de jurisprudencia para facilitar el proceso de cambio de género en los documentos. Pero todavía no estamos en ese punto”, agregó Orozco.

Contexto político

Tampoco existe en el país una ley antidiscriminación. Según Orozco, esto se ve compensado por una Constitución muy liberal, que da categorías de protección, y permite ir a la corte para exigir protección constitucional.

“A pesar de eso, es claro para nosotros que la justicia no es accesible para todas las personas. Estamos trabajando con la National AIDS Commission, que es el espacio multisectorial de respuesta al VIH en Belice, y desde ahí intentaremos impulsar legislación antidiscriminación, que incluya orientación sexual e identidad de género” dijo el activista.

Además de esta carencia, el actual contexto político del país en relación con los derechos LGBT es incierto.

“De acuerdo con el primer ministro, merecemos protección, empleo, salud, educación y vivienda. No ha habido ninguna posición oficial con respecto a derechos ciudadanos de las personas LGBT. De momento, el gobierno pareciera ser neutral tanto en promover como en impedir el avance de asuntos LGBT”, explicó Orozco.

Reformas urgentes

Uno de los puntos más importantes, desde la perspectiva del United Belize Advocacy Movement es el acceso a la justicia para las personas LGBTI. Y por ello, Orozco cree que una reforma en este sentido debería ser los más urgente para mejorar la calidad de vida de la población.

“Para nosotros lo principal es garantizar justicia accesible en la oficina del Ombudsman (defensor de los derechos humanos), para que pueda penalizar personas por violaciones a los derechos civiles que se dan por discriminación. Esto, porque actualmente litigar en los altos tribunales puede implicar un costo de miles de dólares para nuestra población. Por eso, apoyamos reformas antidiscriminación que contengan enmiendas a los poderes de la oficina del Ombudsman”, dijo.

En un proceso incipiente de grandes cambios, Belice es uno de los países que demuestra los grandes contrastes latinoamericanos en cuanto a avances de derechos LGBTI. En una misma región, coexisten países que ya reconocen (al menos en el papel) todos los derechos para esta población, con países en los que se penaliza la homosexualidad o con avances prácticamente nulos.


En la fotografía: Caleb Orozco, líder del United Belize Advocacy Movement.