Venezuela vive un contexto social, político y económico complejo, que está causando un deterioro de la calidad de vida de un sector importante de la población. Entre los grupos vulnerables que se siguen viendo afectados está la comunidad sexualmente diversa, la cual, en algunas ocasiones, por denunciar violaciones de derechos humanos y deudas del gobierno es tildada como “enemiga del Estado”.

  • Nombre: Red LGBTI de Venezuela
  • País: Venezuela
  • Twitter: @RedLGBTIVzla
  • Página en Facebook
  • Una frase: “Sufrimos discriminación por razones políticas al ser tildados como enemigos del gobierno”.
  • Se define como: Grupo de organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro cuyo objetivo es promover y defender los Derechos Humanos de las personas LGBTI en Venezuela.

Tal es el caso de la Red LGBTI de Venezuela, entidad conformada en 2001, y que ha registrado de forma constante la difícil situación que viven las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersex (LGBTI) en esa nación suramericana.

“La Red LGBTI de Venezuela es una instancia que une a un grupo de organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro cuyo objetivo es promover y defender los Derechos Humanos de las personas Lesbianas Gais, Bisexuales, Trans e Intersex en Venezuela, articulando esfuerzos como sociedad civil organizada, que realiza acciones estratégicas a favor del ejercicio de su ciudadanía plena”, explicó a Distintas Latitudes la Coordinadora General de la Red, Quiteria Franco.

Actualmente, la Red está integrada por la Asociación Civil Unión Afirmativa de Venezuela (UNAF), Acción Ciudadana Contra el Sida (ACCSI) y el Grupos Ases, y se centra en actividades de incidencia como foros, talleres de sensibilización y preparación de informes, para trabajar en conjunto con ONGs internacionales, en materia de derechos humanos.

Desde enero del año 2015 han realizar un total de nueve foros y/o conversatorios. Estas actividades han servido para dar a conocer el trabajo de las organizaciones miembros de la Red LGBTI de Venezuela.

“En marzo de 2015 entregamos el informe sobre la Situación de Derechos Humanos de personas LGBTI en Venezuela en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En mayo participamos en la cuarta Caminata contra la Homofobia y a Transfobia en Caracas. En junio presentamos ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU un informe sobre la Situación de Derechos Humanos de personas LGBTI en Venezuela en el marco del examen a Venezuela sobre el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en el país”, dijo Franco, a modo de recuento de sus últimas acciones.

13445288_1410175479008493_524324470242762381_n
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Quiteria Franco, Coordinadora General de la Red LGBTI de Venezuela. Fotos: Facebook de Red LGBTI de Venezuela.

Durante todo este año (2016), la Red ha logrado establecer relaciones de trabajo y vínculos con otras organizaciones de Derechos Humanos en Venezuela y en otros países latinoamericanos, y hay ejercido dos derechos de palabra en la Asamblea Nacional para hacer entrega de sus solicitudes legislativas.

En cuanto a sus relaciones, la Red trabaja de manera independiente, y no está vinculada con partidos políticos. Esto también ha generado retos, como la falta de recursos para funcionar. Otro reto es la discriminación por razones políticas, al ser tildados como enemigos del gobierno.

“Las instituciones del estado no nos reciben, no nos invitan a participar en sus eventos. Hemos sido objeto de discriminación por representantes del estado. Especialmente luego de haber participado y llevado informes a los diferentes organismos internacionales de derechos humanos”, dijo Quiteria Franco.

Esto es especialmente preocupante en el contexto venezolano, donde existen apenas unas cuatro o cinco leyes que mencionan el derecho a la no discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género, pero no existe una ley antidiscriminación amplia que incluya a la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.

No están reconocidas legalmente las relaciones entre parejas del mismo sexo, a través del matrimonio, las uniones de hecho o el concubinato.  Tampoco los crímenes de odio contra personas LGBTI  están tipificados en la legislación.

“Las investigaciones hemerográficas  de ACCSI sobre crímenes de odio contra personas LGBTI da cuenta de un total de 176 desde 2009 al 2015, de esos 76 han sido asesinatos.

La defensoría del pueblo ha prometido en dos ocasiones la creación de una defensoría especial para personas LGBTI que no se ha concretado. El actual defensor del pueblo se niega a tratar el tema. No existen ningún tipo de políticas públicas a favor de las personas LGBTI”, asegura Franco.

Entre los pequeños avances se puede citar que algunas alcaldías en algunos estados han elaborado decretos contra la discriminación por homofobia, bifobia y transfobia, pero sin sanción alguna.

Mientras tanto, las personas LGBTI son objeto de discriminación en lugares de estudio, de trabajo, en locales públicos y privados, así como en plazas y parques públicos. La Red seguirá haciendo incidencia, a espera de una reacción por parte de la clase política, cuya deuda con esta población cada vez se hace mayor.