Imagen prinicipal por Fernando Pozetto. Extraída de elpais.com.uy.

19 de julio de 2017: un día histórico en Uruguay. Después de demoras y trancas en su implementación, comienza la venta de marihuana en las farmacias uruguayas (aunque ocho departamentos del país no cuentan con un comercio que la venda). Es la primera vez en el continente que un Estado regula la producción, comercialización y tenencia de marihuana para usos recreativos. Su fin último es quitarle mercado al narcotráfico.

La venta en farmacias es una de las tres vías para acceder a la marihuana, con previa inscripción en un registro de usuarios en el correo nacional, en el que, hasta ahora, se han adherido cerca de 5 mil personas. Un número bajo para el total de personas que consumen marihuana por lo menos una vez al año en Uruguay, según datos de la Junta Nacional de Drogas son 161 mil 475 personas. Las otras dos vías, los clubes de membresía y el autocultivo, están en vigencia hace meses.

Son 16 las farmacias registradas en todo el país, de un total de 1200. El gramo cuesta 1,30 dólares, y los usuarios pueden acceder a 40 gramos por mes. Llega a sus manos en un empaque de plástico trilaminado con dos cierres con un contenido de cinco gramos. Está libre de impuesto al consumo (IVA). Una vez en la farmacia, el usuario no tiene que presentar documentos, solo con un scanner de huellas dactilares se comprobará que está registrado. A lo largo del día, los medios de comunicación registraron en Montevideo a la gente haciendo cola fuera de las farmacias adheridas para acceder a su porción de marihuana. Según el periódico nacional El País, a las 17 horas ya no quedaba stock de cannabis en las farmacias habilitadas para su venta.

El debate de los últimos días ha sido que el cannabis legal no hará efecto (“no pega”, en la jerga popular). Es que las variedades que comercializa el Estado contienen 2% de THC, el principal componente psicoactivo del cannabis, cuando las variedades a las que se accede en los clubes de membresía o el autocultivo normalmente superan el 10% de THC, y hasta pueden llegar a un 20%. Esta puede ser una forma cautelosa de comenzar con la comercialización, porque parece que se tienen previstas cinco variedades más, con entre 4 y 8% de THC, para incorporar a la comercialización.

Uruguay, pionero en América Latina en la legislación de la marihuana recreativa, ha dado uno de los últimos pasos que le faltaba, llevarla a las farmacias. De a poco se va superando el tabú, aunque todavía falta incursionar en el uso del cannabis medicinal, un área olvidada por el gobierno.

Para muchos es un sueño hecho realidad. En su página de Facebook, la organización social Proderechos, activa en la campaña por la legalización, publicó un video en el que algunas de sus integrantes fueron a una farmacia de Montevideo a comprar marihuana legal:

Volvimos desde la farmacia #habitarlaley

Posted by Proderechos on Wednesday, July 19, 2017