Un muro fronterizo de tres mil 142 kilómetros, el aumento de las deportaciones, la naturalización de millones de inmigrantes, o el fin de los centros de detención, son algunas de las propuestas de los precandidatos punteros en los partidos Republicano y Demócrata, que buscan dar un paso más hacia la presidencia de Estados Unidos en este “Supermartes”.

El “Supermartes” es un día en el calendario electoral de Estados Unidos en el que republicanos y demócratas realizan asambleas primarias, para elegir a su candidato presidencial, en un gran número de estados: 12 este año.

Dentro del Partido Republicano, de tendencia conservadora, el empresario Donald Trump se perfila como líder de la contienda, quien en materia migratoria propone la construcción de un muro en la frontera sur de Estados Unidos, pagado por México.

Si Trump se convierte en presidente y México se niega a pagar el muro, su gobierno incautará las remesas de inmigrantes mexicanos que no tengan documentos, de acuerdo con el sitio web de su campaña.

La ex secretaria de Estado Hillary Clinton es quien lidera las preferencias en el Partido Demócrata y propone la naturalización de millones de latinos, así como terminar con la detención de familias que cruzan la frontera buscando refugio.

El segundo aspirante republicano mejor posicionado es el senador por Texas Ted Cruz, quien ha prometido aumentar las deportaciones, mientras que el precandidato demócrata que persigue más de cerca a Clinton, el senador Bernie Sanders, ha prometido el desmantelamiento de los centros privados de detención de inmigrantes.