Por Luis Barrientos Escobar, desde San Salvador

La Asamblea  Legislativa salvadoreña declaró celebrar cada 21 de febrero el Día Nacional de la Lengua Náhuat, idioma nativo del territorio nacional. La fecha de celebración coincide con el Día Internacional de la Lengua Materna, proclamado por la Organización de Naciones Unidas en 1999. En El Salvador quedan apenas 200 náhuahablantes. La mayoría de ellos habitan en los departamentos del occidente del país. La razón de que haya tan pocos hablantes de náhuat es parte de una historia triste y violenta.

En El Salvador la población indígena sufrió múltiples violaciones a sus derechos humanos durante cientos de años. Despojo de sus tierras, discriminación y exterminio fueron la constante.

El 22 de enero de 1932, en las tierras del occidente de El Salvador surgió el primer levantamiento campesino a nivel latinoamericano; sin embargo, la dictadura del general Maximiliano Hernández Martínez sofocó dicho levantamiento y los cuerpos de seguridad, propios de la burguesía salvadoreña, asesinaron a más de 30 mil indígenas y campesinos que reclamaban sus derechos y tierras.  

Posterior a “la masacre del 32” se  “satanizó” el idioma náhuat, a tal punto que los sobrevivientes  indígenas renunciaron a seguir usando su idioma natal, por temor a ser asesinados, encarcelados o discriminados. Este evento represivo consumó el etnocidio del náhuat en El Salvador. Poco a poco los hablantes del náhuat se acoplaron al idioma español y las nuevas generaciones se desinteresaron por aprender la lengua de sus ancestros.

Por ello, fue tan significativo que el gobierno de El Salvador celebró por primera vez el Día de la Lengua Materna, donde los protagonistas fueron los habitantes que hablan el náhuat y que forma parte de su vida cotidiana y que es su canal de comunicación con los demás hablantes del idioma.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

“Colectivo Tzunejekat. Los jóvenes integrantes de este grupo aprendieron a hablar náhuat con ayuda de los nahuahablantes de Santo Domingo de Guzmán. Los miembros del grupo realizan actividades para enseñar y promover el náhuat”. Fotografía: Colectivo Tzunejekat.

¿Cuál es la relevancia de esta declaración?

La declaración fue iniciativa del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén y fue aprobada con 51 votos de los legisladores.

La Secretaria de Cultura de la Presidencia, Silvia Elena Regalado, manifestó que “esta celebración es un triunfo nacional para revitalizar la cultura de los pueblos indígenas, que ha aportado una valiosa herencia”. El director de Patrimonio de la Secretaría de Cultura de la Presidencia, Marlon Escamilla, declaró que el 21 de febrero fue un día histórico para el país, pues por mucho tiempo y de manera sistemática se invisibilizó a la población indígena. Escamilla también detalló que un amplio equipo trabaja en el proyecto de “Declaratoria de Bien Cultural” de la lengua náhuat, con la cual se desarrollarán medidas de protección para garantizar su persistencia.

El idioma náhuat es un legado ancestral para los salvadoreños y fue gracias a los pobladores indígenas del territorio occidental del país. El náhuat se asentó por las migraciones de grupos procedentes del actual territorio mexicano, durante los siglos VIII y XIII.

El diputado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Yohalmo Cabrera, expresó que desde el congreso salvadoreño se está reivindicando la actividad de la lengua náhuat, que forma parte de una cultura que fue aplastada durante la invasión española. “La declaración es muy valiosa culturamente hablando, ya que una de las responsabilidades del Estado es el rescate de los valores nuestros, la identidad nuestra, lo cual se cumple con esta iniciativa” declaró el legislador Cabrera.

El náhuat vuelve a florecer

En El Salvador existen colectivos que buscan revitalizar y enseñar la lengua náhuat. La mayoría de estos grupos están conformados por jóvenes que aprendieron a hablar náhuat gracias a guías didácticas y estudios que realizaron lingüistas e investigadores que estudiaron el idioma. Otra parte de estos jóvenes terminaron de aprender el idioma bajo la instrucción directa de los hablantes nativos del náhuat. Uno de esos colectivos es” Tzunhejekat”, que náhuat significa “cabeza de viento”. Tzunhejekat está compuesto por los vocablos “tzuntekun” que significa cabeza y “ejekat” que significa viento.

La actual población de hablantes de náhuat vive en condiciones precarias y, casos más graves, en extrema pobreza. “Ellos (los náhuahablantes) están tan ocupados en sobrevivir que la enseñanza del idioma ha pasado a un segundo plano, sin embargo con esta declaración se abre camino para comenzar a enfocarse en el reconocimiento”, declaró Rubén Alvarado, miembro del Colectivo TzunEjekat.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

“El idioma que florece. El náhuat ha encontrado una nueva oportunidad para ser promovido y volver a ocupar su condición de lengua materna e idioma oficial de El Salvador”. Fotografía: Colectivo Tzunejekat​​​.​

En El Salvador se habla náhuat sin L

Es importante decir que en El Salvador el idioma nativo es el náhuat, sin L al final. Cabe aclarar que el náhuatl es un idioma nativo del actual territorio mexicano y es una lengua que aún es hablada por miles de personas de origen indígena, y posee distintos dialectos.

Rubén Alvarado declaró que “las personas confunden el náhuat con el náhuatl por falta de conocimiento y piensan que es parte de un idioma nativo de México cuando no lo es. En el territorio de México hay alrededor de 32 variantes de náhuatl y tienen sus dialectos. Es como comparar el catalán con el italiano o comprar el catalán con el castellano”.

El náhuat, lengua nativa salvadoreña, y náhuatl, lengua nativa mexicana, son idiomas que pueden tener un nombre similar, pero toda su composición es diferente, su gramática, sintaxis, y sólo un par de raíces que se pueden entender y que resultan similares.

La confusión entre estas lenguas es tan grande que inclusive la Asamblea Legislativa de El Salvador en su declaración oficial del día del náhuat escribió: “Declárase el día 21 de febrero de cada año Día Nacional de la Lengua Náhuatl”. El error también fue cometido por varios medios de comunicación locales e internacionales, usando la palabra “náhuatl” en sus notas periodísticas.