Autor: Ciudadano Inteligente*

Desde hace un tiempo hemos visto cómo nuestras democracias en América latina han sufrido un desgaste producto de procesos políticos y sociales complejos. La crisis de representación y la desafección a la política han debilitado la relación de la ciudadanía con las instituciones, particularmente en cuanto al desempeño de las autoridades de gobierno y la capacidad de responder a problemas sociales esenciales, tales como temas de salud, educación, vivienda, seguridad, por solo nombrar algunos. La gran pregunta que nos hacemos hoy como miembros de la sociedad civil es “¿cómo logramos avanzar hacia un nuevo diálogo entre el gobierno y ciudadanía? ¿Cuáles son las herramientas que tenemos a nuestro alcance que permitirían mirar hacia una solución?”

En este sentido, en  Fundación Ciudadano Inteligente hemos venido trabajando por fortalecer las democracias de Latinoamérica, promoviendo la apertura y utilizando tecnología para fortalecer la acción de la sociedad civil y la ciudadanía. Muchos de nuestros proyectos han estado vinculados con el desarrollo de “tecnología cívica” permitiendo informar a la ciudadanía de manera innovadora y facilitando la interacción con temáticas que para muchos no resultan tan fáciles de comprender. Sin embargo, hemos decidido ampliarnos hacia un nuevo espacio con el fin de contribuir con nuestros aprendizajes en temas de incidencia y de articulación ciudadana. Proyectos como Estratega y Lab Cívico, han contribuído a ello, donde hemos trabajado conjuntamente con ciudadanos y organizaciones en el diseño de estrategias de incidencia y talleres metodológicos. Experiencias en Chile, Perú, Bolivia, Puerto Rico, Honduras, Costa Rica y Ecuador nos han reafirmado nuestra creencia en el trabajo articulado y colaborativo desde las bases. Este nos parece que es uno de los puntos clave para transformar esta relación poco fluida y a veces tediosa entre ciudadanía e instituciones. Es así como decidimos apostar a una nueva aventura llamada Escuela de Incidencia, proyecto que, con el apoyo de National Endowment for Democracy, busca fomentar el liderazgo innovador y participativo de nuevas generaciones y fortalecer a activistas, a modo de lograr cambios sociales y que logren llevar a cabo procesos de incidencia en procesos gubernamentales.

Uno de los principales objetivos de la Escuela de Incidencia es traspasar nuestros conocimientos metodológicos a jóvenes líderes, a modo que estos puedan llevar a cabo instancias colaborativas y aprender herramientas de planificación. En su primera versión, la escuela será implementada en cuatro países de América latina: Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia, países donde ya hemos iniciado una convocatoria para futuros postulantes.

Si  te interesa ser parte de este proyecto y perteneces a algunos de los países mencionados anteriormente, te invitamos a iniciar tu postulación aquí. Las postulaciones estarán disponibles hasta el 22 de diciembre y los resultados de estas en las semanas posteriores.

Si tienes alguna duda o quieres conocer más del proyecto escribe a [email protected].


*Este texto es una columna invitada.