Imágenes cortesía del Servicio Nacional de Salud Animal de Costa Rica.

En Costa Rica se les dice “zaguates” a los perros callejeros. De ahí el nombre de Territorio de Zaguates, un albergue en una finca en Costa Rica, que se ha posicionado en redes sociales como un paraíso para los perros abandonados. Inclusive, el albergue se ha viralizado más allá de suelo tico, con videos en plataformas como PlayGround.

Sin embargo, ¿es éste realmente un santuario o un paraíso para los perros que viven allí? Para el Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) de Costa Rica la respuesta es un rotundo no.

Desde 2014, SENASA realizó una inspección en ese albergue. En ese entonces encontraron perros muertos dentro de un refrigerador, así como la ausencia de un veterinario regente, a pesar de la gran cantidad de animales (en algunos momentos, la población canina ha llegado a los 900 animales).

A finales de julio, realizaron una nueva inspección y las cosas no han mejorado. Así lo explicó el director del SENASA, Bernardo Jaén, a Distintas Latitudes, luego de la intervención que causó la molestia del albergue y comentarios en redes sociales, pues según la versión de Territorio de Zaguates, las autoridades entraron por la fuerza.

La ley SENASA nos faculta de intervenir, tanto en propiedad privada como pública, cuando hay sospecha tanto de faltas a la ley como de problemas de bienestar animal. Por eso no requerimos autorización expresa y previa del propietario. Nosotros intervenimos cuando valoramos, por supuesto con todo el respeto que se merecen los ciudadanos”, dijo Jaén a Distintas Latitudes.

Los hallazgos

De acuerdo con el director del SENASA, cuando evalúan un albergue valoran una serie de elementos: infraestructura, la situación corporal, física y sanitaria de los animales, fuentes de agua, alimentación, la bioseguridad; es decir, si existe una cerca perimetral de resguardo, si existen instalaciones para atender a los animales enfermos, y cuentan con la calidad de la atención veterinaria en el lugar.

También se considera si hay registros de los animales: de ingreso, vacunación, historial médico y quirúrgico. De acuerdo con Jaén, en la inspección que se hizo, prácticamente todas las variables que analizaron tenían “no conformidades”; es decir, no pasaban los estándares.

La única variable que estaba bien era la presencia de agua potable. Pero no hay techos para resguardo de animales, no se separan por edades ni por tamaños, los animales en estado nutricional deplorable, y todos, no algunos”, dijo Jaén.

Según la revisión de heces que realizaron, todas las muestras tenían parásitos. Encontraron animales enfermos, con problemas de parvovirus. La divulgación que generó SENASA de esta información causó molestia a la administración de Territorio de Zaguates.

Son unos mentirosos. Lo decimos públicamente y no vamos a agachar la cabeza con sus amenazas. No somos delincuentes para estar escondiéndonos de SENASA cómo lamentablemente lo tienen que hacer muchísimas rescatistas de animales por el temor que le tienen a esta institución”, colocó Territorio de Zaguates en su Facebook.

En Distintas Latitudes tratamos de contactar al albergue para conocer su punto de vista, pero no obtuvimos respuesta. Actualmente, en sus redes sociales, el albergue está realizando recolecta de fondos para cumplir con las disposiciones señaladas por SENASA.

A nosotros nos interesa el bienestar animal. No cerrar establecimientos ni sancionar propietarios ni nada por el estilo. Lo que queremos es que la gente cumpla con la ley para el bienestar animal”, dijo el director de SENASA, Bernardo Jaén.

Además del reclamo en redes, Territorio de Zaguates buscó interponer una denuncia contra el actuar de SENASA, y asegura que, debido a la inspección, varios de los perros del albergue escaparon. Dependerá del tiempo y de los trabajos que se hagan en el albergue para comprobar si este será o no un paraíso para perros abandonados en Costa Rica.