Texto: Laura Cerón 

Recicladores de base de países como Brasil, Bolivia, Nicaragua, Uruguay, Chile, El Salvador, Ecuador, Panamá, República Dominicana, Venezuela, Honduras, Colombia, México, Perú, Costa Rica y Guatemala se reunieron para discutir con diferentes actores del sector público y privado las condiciones actuales bajo las cuales se está promoviendo el reciclaje en América Latina.

El encuentro tuvo lugar en el marco de la Cumbre Regional sobre Sistemas de Reciclaje Inclusivo en América Latina y el Caribe, un evento realizado por la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo que busca crear espacios de diálogo y aprendizaje entre los recicladores, las empresas privadas y representantes del sector público.

El panorama es importante: el cuidado del planeta y de los recursos naturales depende de las acciones que entre todos podamos hacer desde hoy para las futuras generaciones. Es acá donde el reciclaje es una de las piezas fundamentales para lograrlo.

Los recicladores han trabajado por décadas en la recolección y tratamiento de residuos. Sin embargo, hasta hace muy poco se reconoció la relevancia de esta labor. Severino Lima Jr, representante de la Red Latinoamericana de Recicladores, afirmó durante el lanzamiento del evento Latinoamérica Recicla que uno de los logros más importantes ha sido el reconocimiento del reciclador como un eslabón clave en la cadena de recolección.

Desde 2008, año en que Colombia empieza a reglamentar la recolección de residuos por parte de los recicladores, las cooperativas de recicladores han construido junto a entidades estatales un esquema de organización necesario para reconocer a la población que recicla como una población vulnerable que requiere el apoyo de varios sectores. Frente a esto, Sean Mc Kaughan, Presidente de Fundación Avina, apuntó que el trabajo conjunto con los recicladores no solo es necesario para instalar una cultura de reciclaje en la comunidad, sino que les permita ubicarse mejor en la cadena de valor.

Después de 10 años, los retos, así como los aciertos, son muchos. “En Colombia los recicladores hemos recuperado 3 millones de toneladas de materiales reciclables, esto ha permitido que se mejoren los esquemas de aprovechamiento entre los recicladores, las empresas privadas y el Estado. Sin embargo, hace falta sumar a más actores que permitan enriquecer la calidad de la actividad”, afirmó Nohra Padilla, representante de la Red Latinoamericana de Recicladores.  

La participación de las empresas privadas en temas de reciclaje es ambiciosa. María Cano, Gerente de Asuntos Corporativos de Pepsico, reconoció que la creación de productos deja huellas en el agua y en el campo, por lo que trabajar en conjunto con los recicladores no solo es positivo para las compañías, sino para las comunidades donde trabajan. Por su parte, Roberto Mercadé, Presidente Unidad de Negocios de Coca-Cola Latinoamérica, anunció que para el año 2030, Coca- Cola propone recoger y reciclar los envases del sistema en el mundo.

Los retos en materia de apoyo estatal también son enormes. “No es posible trabajar sin los recicladores de base. Por ello queremos hacerlos partícipes bajo un esquema diferencial en los servicios públicos y avanzar en su formalización en el sector público de aseo”, afirmó Jorge Carrillo,  Viceministro de Agua y Saneamiento Básico. Por su parte, Willer Guevara, Viceministro de Políticas y Normalización ambiental propuso incrementar en un 20% la tasa del reciclaje para el año 2020.

Solo acercando a la ciudadanía, al sector público y privado y a las cooperativas de recicladores se podrá alcanzar una tarea que se cumple con todos los actores que trabajan en la cadena de valor. Ahora la tarea está en cómo podemos empezar a pensar el camino que tenemos por delante.

Distintas Latitudes realiza la cobertura de los paneles y conferencias de Latinoamérica Recicla 2018.

***