La población afrodescendiente es una de las más invisibilizadas del Perú. Si además es sexualmente diversa y joven, el panorama se complica aún más. Y por eso existe una organización que trata de cambiar ese escenario en el país suramericano.

  • Nombre: Ashanti Perú
  • País: Perú
  • Twitter: @ashantiperu
  • Página en Facebook
  • Una frase: “Lxs adolescentes y jóvenes afroperuanxs LGBTI sufren experiencias de discriminación diferenciadas, las cuales son más fuertes y violentas, y cuyas demandas forman parte de nuestra agenda transversal y no negociable”.
  • Se define como: Red Nacional de Jóvenes Afroperuanas y Afroperuanos unida para luchar contra el racismo, la discriminación racial, la pobreza afrodescendiente y todas las formas de discriminación.

Ashanti Perú es una Red Nacional de Jóvenes Afroperuanas y Afroperuanos que tiene presencia en la Costa Peruana (la zona del país con mayor presencia de población afroperuana). El colectivo se ha unido para luchar contra el racismo, la discriminación, la pobreza afrodescendiente y todas las formas de discriminación.

Ashanti está integrado por adolescentes y jóvenes afroperuanas/os de todo el Perú, quienes luchan contra todo tipo de discriminación, a partir del reconocimiento de la diversidad dentro de las/os adolescentes y jóvenes afroperuanxs, entre lxs cuales están presentes lxs adolescentes y jóvenes afroperuanxs LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersex), quienes sufren experiencias de discriminación diferenciadas, las cuales son más fuertes y violentas, y cuyas demandas forman parte de nuestra agenda transversal y no negociable”, dijo a Distintas Latitudes Orlando Sosa Lozada, encargado de los temas de diversidad sexual para Lima y Regiones en Ashanti Perú.

13662109_566226450225503_5130408959356373741_o
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Orlando Sosa Lozada, encargado de temas de diversidad sexual de Ashanti Perú. Foto: Facebook Ashanti Perú.

Esta organización empezó en 2005. Fue la primera agrupación nacional juvenil afroperuana en luchar por la identidad y el desarrollo de la juventud afroperuana. En 2013 surgió la Promotoría en temas LGBTI, la cual viene trabajando hasta la actualidad con adolescentes y jóvenes afroperuanxs LGBTI para visibilizar las experiencias de discriminación diferenciadas, con la finalidad de construir colectivamente una agenda política transversal e interseccional de lucha contra todas las formas de discriminación.

El movimiento ha buscado establecer puentes de diálogo con otros movimientos sociales (principalmente el movimiento feminista y el movimiento LGBTI) para la erradicación de prácticas discriminatorias en todos los espacios. Ashanti Perú es la única organización afroperuana que viene realizando un trabajo específico con la población afroperuana LGBTI y cuya agenda política incorpora la lucha contra el machismo y la homo/lesbo/bi/transfobia como agendas no negociables en los diversos espacios de indicencia tanto nacional, como internacional.

Para poder posicionar sus objetivos, Ashanti trabaja desde distintos frentes. Realiza intervenciones urbanas en espacios públicos para visibilizar las problemáticas de lxs jóvenes afroperuanxs en su diversidad, y sensibilizar a la población en general, mediante el arte y metodologías lúdicas.También realizan programas de formación para lxs adolescentes y jóvenes afroperuanxs.

Desde el año  2013 venimos realizando Escuelas Nacionales de Jóvenes Afrodescendientes, tanto en Lima como en regiones, a través de las cuales buscamos fortalecer la identidad afroperuana y dar herramientas técnicas/políticas en materia de derechos humanos, incidencia política y vocería, de forma descentralizada desde un enfoque interseccional.

Además de las escuelas, se realizan talleres de formación interna y externa en diversos espacios, apostando por la educación comunitaria como herramienta transformadora de trabajo”, dijo Sosa Lozada.

También hacen incidencia política, tanto nacional como internacional. Dentro del área de trabajo LGBTI,  han participado de eventos como la Conferencia Mundial de ILGA (International lesbian, gay, bisexual, trans and intersex association) 2014 (México) y el II Encuentro de Líderes Políticos LGBTI (Tegucigalpa-Honduras), entre otros.

Asimismo, ante la carencia de investigaciones, cifras oficiales e información vinculada a la población afroperuana en general, Ashanti-Perú realiza investigaciones para visibilizar la realidad de lxs adolescentes y jóvenes afroperuanxs en diversas temáticas.

Ashanti Perú ha recibido diversos reconocimientos por parte de instituciones de prestigio en materia de derechos humanos, como el Fondo de Población de Naciones Unidas para el Desarrollo – UNFPA en el 2011, la Secretaría Nacional de la Juventud – SENAJU en el 2012, el Jurado Nacional de Elecciones – JNE en el 2012 (Mejores Prácticas Ciudadanas en Jóvenes), la Embajada de Francia en el Perú y la UNESCO en el 2014 (III Premio Nacional de Derechos Humanos “Javier Pérez de Cuéllar), la Municipalidad Metropolitana de Lima en el 2014 (Construcción de una Lima para todos), entre otros”, dijo Sosa Lozada.

La organización cuenta con el respaldo de diversas instituciones, como ASONEDH (Asociación Negra de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos), así como del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Secretaría Nacional de la Juventud (SENAJU), Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Idea Internacional, Asociación Civil TRANSPARENCIA, The Global Fund For Children, The Internacional Institute on Race, Equality and Human Rights, Inter-American Foundation, RED 2.0, entre otros.

13920053_578644555650359_5141221867316064783_o
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

La organización busca empoderar a las personas afrodescendientes con respecto a su identidad.

Para Sosa Lozada, los principales obstáculos a los cuales se ha enfrentado Ashanti Perú, han sido la naturalización del racismo, la discriminación racial y todas las formas de discriminación en los distintos espacios, tanto desde el Estado, como la sociedad civil, los medios de comunicación y la sociedad en general.

“Además, otro obstáculo importante ha sido el esencialismo de los diversos movimientos sociales que se refleja en la invisibilización de las distintas luchas en estos espacios, considerando que la lucha propia es más importante que las otras, lo que limita el establecimiento de puentes de diálogo para la construcción de agendas tranversales, interseccionales y no negociables para apostar por un mundo sin ningún tipo de discriminación”, agregó.

El reto se hace aún mayor si se tiene en cuenta que el nivel de avance en derechos LGBTI en el Perú es casi nulo, pues no existen políticas públicas específicas a favor de la población LGBTI, considerando que se sacó a la población LGBTI dentro del Plan Nacional de Derechos Humanos impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUS), a pesar del trabajo colectivo que se realizó con el movimiento LGBTI en la elaboración del borrador inicial.

Los dos proyectos de ley que se debatieron en el último gobierno del presidente Ollanta Humala (Proyecto de Ley contra los Crímenes de Odio por Orientación Sexual e Identidad de Género, así como el Proyecto de Ley de Unión Civil No Matrimonial) fueron rechazadas por el Congreso, lo cual, desde la perspectiva de Ashanti, esto refleja un Estado nada laico y homo/lesbo/bi/transfóbico que es cómplice de los asesinatos y la violencia contra las personas LGBTI.

Los próximos 5 años del gobierno entrante se vienen muy complicados, principalmente en el ámbito legislativo, debido a que el Congreso de la República tiene como mayoría absoluta al partido fujimorista, partido que históricamente ha sido el principal opositor de los derechos de la Comunidad LGBTI, de las Mujeres (y de los derechos humanos en general, por representar la dictadura fujimontesinista que cometió tantas violaciones de derechos humanos en la década de los 90’s)”, dijo el activista.

El trabajo transversal de Ashanti Perú en materia de raza, condición socioeconómica, género/identidad de género y orientación sexual, es enorme, teniendo en cuenta el contexto sociopolítico de Perú, que es similar al de muchas sociedades latinoamericanas. Pero justamente por ello es necesario que se lleve adelante para alcanzar la igualdad deseada.