La primer renuncia efectuada como consecuencia de los #PanamaPapers ocurrió en América Latina. Antes de que el primer ministro de Islandia diera un paso al costado en medio de multitudinarias manifestaciones, el presidente de una organización no gubernamental chilena tuvo que dejar su puesto. Algunos gobiernos han prometido investigaciones y la mayoría de los involucrados ha negado su participación en actividades ilícitas. Distintas Latitudes hizo un recuento de las reacciones en América Latina frente a la más grande filtración de documentos de la historia.