Escuela de Incidencia ━un proyecto de Ciudadano Inteligente y National Endowment for Democracy (NED)━ se convirtió en 2017 en una instancia de formación de liderazgos emergentes que ejercen un trabajo colaborativo en América Latina. A través de una metodología que consta de cinco etapas, dichos liderazgos se preparan para enfrentar los desafíos de la gobernanza democrática del siglo XXI.

Un liderazgo emergente hace referencia a toda persona que está al inicio de una trayectoria excepcional; es decir, que tiene la capacidad de profundizar en el problema que desea abordar, contagiando su visión con los pares que la rodean. Entusiasma a sus compañeros y compañeras, con el objetivo de emprender un camino juntos hacia la búsqueda de soluciones y con una mochila cargada de pasión, motiva al resto a través de sus acciones.

De cara a una nueva edición de Escuela de Incidencia Distintas Latitudes dialogó con Eglé Flores ━Coordinadora Regional de Ciudadano Inteligente━, quien realizó un balance sobre Escuela de Incidencia durante 2017. Además nos contó por qué sumaron a Guatemala, para ser parte de la segunda edición de un proyecto que busca que las comunidades latinoamericanas se involucren en la construcción y mejoramiento de políticas públicas.

¿Cómo les ha ido en la implementación de Escuela de Incidencia en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú?

Tuvimos muy buena recepción en estos cuatro países, partiendo por la convocatoria para la postulación que constó de 1200 personas

¿Qué balance hacen del primer año de Escuela de Incidencia?

El balance es maravilloso y nos ha dejado llenos de expectativas para la implementación de Escuela de Incidencia 2018: la metodología LabCívico fue replicada por el 73% de las personas a quienes se les transfirió la herramienta, realizando 18 laboratorios cívicos (4 en Bolivia, 3 en Colombia, 4 en Ecuador y 7 en Perú). Todos abordaron una diversidad de problemáticas públicas, finalmente el 17% de los proyectos lograron influir en el diseño de una política pública asociada al problema abordado, para nosotros eso es más que un logro

¿Qué expectativas tienen para la Escuela de Incidencia 2018?

Nuestras expectativas para esta nueva edición son implementar todas las mejoras y aprendizajes de la primera EDI, y con ello, potenciar el número de proyectos que alcancen un impacto directo en la construcción y mejoramiento de la política pública en sus comunidades

Cuéntenme sobre la incorporación de Guatemala

Es la primera vez que realizamos este proyecto en Centroamérica, la determinación de desarrollar esta iniciativa en Guatemala la tomamos teniendo en cuenta que, si bien cuenta con un paquete legislativo que promueve el desarrollo social y la transparencia del Estado, actualmente experimenta un agotamiento en los procesos de gobernabilidad, provocados por la desigualdad y los conflictos de interés.

 

Además de compartir el idioma y los paisajes altiplánicos, los países en los que se ha llevado a cabo Escuela de Incidencia tienen en común grandes desafíos: profundizar y fortalecer los procesos democráticos de sus países es el más urgente. En esa línea algunos de  los proyectos que más destacan desde Fundación Ciudadano Inteligente, son Semillero Cívico de Bibiana Quintero en Colombia y Jóvenes contra la corrupción de Carlos Arroyo en Perú, cada uno aporta a la construcción de la paz.

En la primera edición de Escuela de Incidencia participaron 26 personas, provenientes de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, quienes replicaron la metodología LabCívico y trabajaron 18 proyectos para aplicar en sus comunidades. LabCívico es una iniciativa de Fundación Ciudadano Inteligente, que a través de talleres presenciales, un grupo diverso de agentes sociales realizan una planificación estratégica colaborativa para alcanzar cambios sociales en diversas ciudades.

Dentro de la gran diversidad de problemáticas abordadas durante la primera edición de dicha iniciativa, un tema transversal a los cuatro países que participaron de Escuela de Incidencia 2017  fue el medio ambiente. Rápidamente se instauró una mesa para generar un pacto por la calidad del aire en Bogotá, se trabajó por la ciudadanía y la sociedad civil para atender la crisis del agua en La Paz, adempas se articuló una plataforma multisectorial para promover el diálogo de gestión integral de residuos sólidos y reciclaje inclusivo en Quito y se capacitó a 300 jóvenes de Perú para promover su participación en la creación de políticas ambientales.

¿Qué otros temas fueron los más abordados en Escuela de Incidencia 2017?

Violencia de género también fue un tema transversal a estos cuatro países, desde la defensa de los derechos de la comunidad LGBTI en Ecuador, pasando por la visibilización de la violencia de las rondas urbanas contra las mujeres en Perú. También se trabajó en la generación de estadísticas de violencia contra las mujeres con armas de fuego, para generar mejores políticas públicas  en Bolivia. 

Colombia y Ecuador volverán a ser anfitriones de esta iniciativa, ¿por qué apuestan una vez más a ambos países?

Decidimos volver a implementar Escuela de Incidencia en Colombia y Ecuador porque ambos países se encuentran transitando por momentos clave para el fortalecimiento de sus democracias.

¿Observan “un antes y un después” en los participantes luego de pasar por la Escuela de Incidencia?

Sin duda, las personas que conocimos en abril del 2017 al iniciar la Escuela de Incidencia, hoy son otras. Muchxs de los participantes de la Escuela se encontraban al inicio de sus trayectorias profesionales, tenían experiencia en el trabajo social y político. Sin embargo, gran parte de ellxs desconocían las oportunidades que trae consigo la incidencia para potenciar cambios sociales. Así que nos concentramos en eso, en hacerles ver la importancia de escalar sus acciones a través de la incidencia, del trabajo colaborativo y colectivo, de la vinculación regional y del uso de herramientas de diseño y tecnológicas.

|PARA SABER MÁS SOBRE ESCUELA DE INCIDENCIA, VISITA FUNDACIÓN CIUDADANO INTELIGENTE 👈