[Este texto es parte de Las Hackers, una serie de perfiles sobre las desarrolladoras de mayor impacto en América Latina. Cada semana, un perfil distinto. De México a Argentina, de El Salvador a Paraguay, ellas están cambiando la región con código]


Texto: Florencia Luján

Luz Maida Claure nunca imaginó ser speaker en eventos como el International Women’s Day Cochabamba, en donde cada año imparte consejos sobre tecnología, o estar frente a una cámara contando qué se siente ser parte de Google Developers Group. Su timidez nunca le permitió soñar con este presente que la encuentra rodeada de personas con la misma pasión que ella por la tecnología y la innovación.

Luz Maida es Lead Organizer en Google Developers Group Cochabamba, una comunidad donde convive con desarrolladores y desarrolladoras de software que crean espacios para personas que desean aprender sobre tecnología. En esta comunidad practica la cultura del trabajo colaborativo haciendo foco, desde el programa Women Techmakers, en la participación de las mujeres en el campo de la tecnología a través de charlas, workshops e iniciativas como el International Women’s Day (IWD).

La historia para que Luz Maida llegara a esta comunidad inició cuatros años atrás. Entonces, dos amigos suyos que organizaban la primera edición del IWD en Cochabamba, una ciudad situada en el centro de Bolivia, la invitaron a participar en la producción de este primer evento de tecnología e innovación dedicado a las mujeres cochabambinas.

Todo estaba en marcha, pero un día antes de las actividades, por motivos que aún desconocen, les cancelaron el lugar donde tenían previsto llevar a cabo las conferencias y workshops. Siguió la preocupación hasta que la joven, de entonces 24 años, propuso una solución.

Claure consultó con el decano de la Facultad de Tecnología de la Universidad Mayor de San Simón, en donde realizó su carrera universitaria,  si podían realizar el evento en las instalaciones de dicha institución. Finalmente, en el auditorio principal de la facultad, se llevaron a cabo las actividades previstas para la primera edición del IWD en 2015.

De esta manera, Luz Maida Claure (28) se incorporó como miembra activa a un grupo de profesionales dedicados al diseño, desarrollo y experimentación de tecnologías a través de herramientas y productos de Google.

Y partir de iniciativas como el International Women’s Day, el Google I/O Extended y el DevFest, esta Ingeniera de Sistemas, redescubrió y potenció su perfil profesional, que está marcado por experiencias dentro de comunidades afines a la tecnología.

“Formar parte de estas comunidades te aporta una mirada más amplia de nuestra área, desde lo más técnico que es investigar a lo más práctico que es el trabajo en equipo con personas con diversas perspectivas”, dijo Maida Claure a Distintas Latitudes.

ILUSTRACIÓN DE LUZ MAIDA CLAURE

La  primera experiencia de Luz Maida dentro del ecosistema tecnológico se dio en 2014, tiempo en que era freelance, en un espacio de oficinas compartidas (coworking), donde conoció al dueño de Dilygent, una empresa de tecnología con base en Perú.

“Trabajaba como UX Software Developer de manera remota, era la encargada de diseñar wireframes y prototipos para proyectos de desarrollo de software”, cuenta.

La dinámica laboral consistía en elaborar una propuesta, enviarla a su jefe, recibir por e-mail o teléfono las observaciones, modificar su trabajo en base a algún que otro comentario y volverlo a enviar. Esta forma de trabajo no era lo que ella buscaba; Luz Maida anhelaba un puesto en donde pudiese ser parte de un equipo, interactuar, discutir y proponer, no estar encerrada en su oficina sin más compañía que una computadora.

Tres años más tarde, se presentó la oportunidad de dar un giro a su carrera. En ese momento, ella se integró a  Avantica —una empresa dedicada al diseño y desarrollo de software— como Frontend Developer. Su trabajo consiste, principalmente, en la creación de sitios web. “Las tecnologías que utilizo son HTML y CSS, a través del lenguaje de programación JavaScript”, explica.

Al igual que en la comunidad Google Developers Group Cochabamba, en Avantica Luz Maida forma parte de un equipo horizontal, donde tiene la oportunidad de aportar sus conocimientos, ofrecer su punto de vista y trabajar en proyectos conjuntamente.

“Podría decir que soy experta trabajando con tecnologías como JavaScript o herramientas como Google Analytics, pero para mí lo más importa es el hecho de saber trabajar dentro de un equipo en donde se proponen y discuten ideas”, comenta.

Muchas de sus habilidades como desarrolladora la habilitaron a ser expositora y oradora en diversos eventos del ambiente tecno como el Freelancer Days Cochabamba, los Tech MeetUp o los ya mencionados DevFest e International Women’s Day.

Maida Claure también ha participado de iniciativas como Ser ingeniera es genial, en donde compartió su experiencia como y también su recorrido profesional en el área de desarrollo de software, junto a otras mujeres tecnólogas.

PLACA GRÁFICA “EN CORTO”

Luz cree que hackear es tener acceso a las oportunidades que ofrece el ecosistema tecnológico, se imagina algo así como ingresar a una gran base de datos con información y conocimientos, los cuales podemos utilizar para asumir retos.     Por ello, opina que la clave para generar espacios y puestos más diversos dentro del ecosistema digital —en el cual asume que la brecha de género es notable—, es transmitir y compartir los beneficios de acceder a esa gran base.

“En América Latina las mujeres que se dedican a la tecnología aún tienen que sortear ciertos obstáculos, sobre todo aquellas que aspiran a puestos de liderazgos en áreas como investigación, ciencia y tecnología”, comenta.

A través de su colaboración en Women Techmakers, la desarrolladora contribuye a que las mujeres perciban que su crecimiento profesional depende de sí mismas y a través de su experiencia les demuestra que una puede ser lo que quiera.

“Ser parte de estos espacios requiere la capacidad de estar atenta, escuchar y observar cada una de las cosas que suceden a nuestro alrededor, para así expandir nuestra mirada hacia otros lugares donde hace falta nuestro granito de arena”, afirma

Luz Maida —que también ha trabajado en empresas tecnológicas como Salamanca Solutions International y Moka Mint—menciona que lo más lindo de trabajar en equipo es darse cuenta de que el aporte es recíproco, como dice el cantautor uruguayo Jorge Drexler en Todo se transforma: “Cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da”.

“Mis logros en mi carrera se basan en tener la oportunidad de formar parte de equipos y comunidades, en donde mi reto es entender que existen otras realidades”, remarca Luz Maida Claure.  Para ella, la tecnología no es más que una herramienta que le permite abrirse camino en comunidades donde impera el trabajo colaborativo, en ese punto confiesa que uno de sus mayores éxitos siempre fue llevar adelante iniciativas  en donde no importa cuánto sabe una sino qué tanto sabe trabajar y desenvolverse dentro de un equipo.

***