Skip to main content

Una mesa repleta de anotadores, lapiceras, celulares, laptos y cafés quedó vacía luego de que Javiera Atenas, parte del equipo de Iniciativa Latinoamericana de Datos Abiertos (ILDA), proponga a los presentes llevar a cabo la sesión ¿Cómo enseñar con datos?, como una reunión entre amigos. Cada una de las personas tomó una silla y de a poco se formó una ronda que escuchó con atención las experiencias de Silvia Da Rosa (Data Uruguay), Camila Salazar (Escuela de Datos) y Sergio Araiza (Social TIC), que desde sus espacios de trabajo transmiten la importancia de aprender a trabajar con datos abiertos.

Silvia Da Rosa es Ingeniera en Computación con Maestría en Dirección Estratégica de Tecnologías, actualmente se desempeña como profesora de la materia Experiencia del usuario en la Universidad Católica de Uruguay, un área que no tiene ninguna relación con el mundo de los datos abiertos. Sin embargo eso no fue un impedimento para que ella le enseñe a sus alumnos el detrás de escena de la generación de datos, esas clases dieron como resultado proyectos como ochohoras.uy: una aplicación que permite a los jóvenes uruguayos saber todo acerca de la actualidad del mercado laboral de su país.

Camila Salazar es Periodista / Economista y se desempeña como docente en la Escuela de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica, y contó que hace tres años se comenzaron a impartir conocimientos en periodismo de datos a través de talleres de verano y espacios de formación optativos. Ella hace apenas dos años forma parte de ese equipo y en esa línea expresó que el gran desafío de enseñar con datos reside en cómo incentivar a contar las historias a través de formatos diferentes, y de ahí el querer aprender a usar las herramientas con las que pueden desarrollar esos relatos.

Sergio Araiza forma parte de Social TIC y también de Escuela de Datos, desde donde se proponen aprender a usar los datos de manera efectiva y eficiente, pero desde un espacio de formación informal donde se generan diversas habilidades para solventar necesidades específicas como la utilización de base de datos. Esto mismo es lo que manifestó a los participantes presentes, que la comunidad datera busca especializarse a través de charlas, talleres y cursos que pueden aportar todos esos conocimientos y técnicas necesarias para abrirse camino en el mundo de los datos abiertos, un fenómeno reciente.

Entonces cómo enseñar con datos abiertos según Da Rosa, Salazar y Araiza, bueno simplemente apostando a la libertad que ofrecen ciertos espacios académicos, fomentar la imaginación para proponer dinámicas de trabajo que incentiven a esta comunidad naciente y divulgar los espacios de formación informal. Además estar dispuestos a crear sinergias con diversos profesionales afines, para co-crear piezas que ayuden a contar historias de una manera más completa y atractiva, que acerquen a la sociedad a estos relatos que exponen problemáticas propias de la región.

mm

Florencia Luján (Argentina, 1992). Periodista, siempre que se pueda.

Deja un comentario