Skip to main content

Fotografía de Twitter @socialtic

La mayoría de organizaciones sociales generan datos sobre sus labores y las poblaciones a las cuales atienden. Sin embargo, pocas cuentan con personal técnico especializado en manejo de datos, para recopilarlos, almacenarlos y utilizarlos de la manera más adecuada para generan algún impacto social.

Por ello, SocialTIC generó la metodología “Small data”, con la cual pretenden apoyar a estas organizaciones a sistematizar mejor la información que poseen o aquella que deberían poseer.

Esto fue lo que expuso Sergio Araiza, de SocialTIC, en un panel sobre el tema en el marco de la edición 2017 de Condatos, que concluye hoy, en San José de Costa Rica.

De acuerdo con Araiza, “Small data” consiste en hackear el sistema para generar datos propios, cuando las instituciones encargadas de hacerlo no están desempañando su función.

Araiza puso el ejemplo de “El Caracol” una organización pequeña en México, la cual trabaja con personas en situación de calle. Necesitan datos sobre las condiciones de salud y de vida de las poblaciones que están en calle.

A partir de las colaboraciones metodológicas de SocialTIC han logrado identificar patrones interesantes en estas poblaciones, que contradicen los estigmas y estereotipos asociados a este tipo de población. Por ejemplo, han identificado que muchas son personas que mantienen contacto con su núcleo familiar y que incluso colaboran económicamente.

Además, encontraron que la mayoría de estas personas (90%) ha vivido desde un tercio hasta la mitad de sus vidas en la calle.

“El modelo de ‘Small data’ consiste en un acompañamiento a mediano plazo. Si queremos modernizar las organizaciones, hay que comprometerse”, puntualizó Araiza.

Otro ejemplo es el de la organización Casa Amiga, en Ciudad Juárez (México). La organización trabaja el tema de violencia de género en esta ciudad. Contaban con una base con más de 11 mil registros a lo largo de 10 años, capturados en Excel. Sin embargo, no tenían conciencia de cómo quería utilizar esos datos, qué uso querían darle.

“Desarrollamos metodología para estas organizaciones. En algunos casos, necesitan la transformación del papel a lo digital. En otros, estructurar lo que se tiene en digital, limpiarlo, procesarlo, darle uso”, dijo Araiza.

De estas experiencias, Araiza también enfatiza la importancia del diálogo con la prensa y los medios de comunicación. A partir del trabajo con “El Caracol”, se logró una relación con Animal Político, que publicó un primer trabajo sobre el tema. En una segunda entrega se presentarán los datos que ya se han procesado.

La experiencia de SocialTIC ha sistematizado la experiencia de “Small data” en al menos cuatro pasos:

  1. Entender la organización.
  2. Determinar cuál es el objetivo de los datos.
  3. La formación en datos: dar capacitación acerca de los procesos de recolección y análisis de datos.
  4. Acercar a posibles productos basados en la información: contactos con medios o generación de informes.

Para Sergio Araiza, lo más importante es generar acercamientos y compromisos entre los círculos dateros y las organizaciones sociales que no cuentan con este expertise, para aterrizar el conocimiento a la realidad, lograr impactos sociales y cumplir con la meta de mejorar la calidad de vida de las personas.

mm

Diego Pérez Damasco (1992) es editor y reportero de Distintas Latitudes para Centroamérica. Trabajó en el medio digital La Prensa Libre en Costa Rica. Es uno de los 16 integrantes de la Red Latinoamericana de Jóvenes Periodistas, iniciativa inédita para impulsar el periodismo regional y destacar nuevos talentos. Twitter: @diedamasco.

Deja un comentario