PIXIE, 25, BUENOS AIRES, ARGENTINA

por

A Pixie Stardust le gusta el dolor. Provocarlo y sentirlo. Se gana la vida a través de una pantalla: es camgirl, y le encanta que aparezcan clientes sumisos en busca de sesiones de dominación. Disfruta verlos hacerse cosas en el cuerpo como echarse cera caliente, atarse, sufrir, y se ríe de ellos en sus caras. “Tal vez sea un poco sádica”, dice, divertida.

Pixie, por los duendes, Stardust, por el disco de Bowie: tiene la voz suave y sonríe grande al hablar. Dice que antes no aceptaba su cuerpo, pero que ahora lo moldea a su gusto con tinturas, aros y tatuajes: ya tiene casi treinta dibujos en la piel. Es bajista en Strap On Brigade, una banda queercore, y le gustan las caricaturas y los animé. Con Steven Universe, la serie de Cartoon Network, llora en cada capítulo que ve.

En esta mañana de invierno, Pixie tomó una chocolatada y salió a recorrer la ciudad en bicicleta. Su mochila suena como sonajero: está llena de piercings, como su cara. Además de tenerlos, ella se dedica a hacerlos. Hoy por la tarde, prenderá la cámara y se pondrá a improvisar con lo que encuentre en la habitación. “Como cuando eras chica y te probabas ropa. Es como un juego en realidad”, dice. Una hebillita en forma de ananá le sujeta un mechón de pelo rubio, casi blanco, desteñido.

Buenos Aires

About The Author

Manuela Castro

Buenos Aires, 1983. Es periodista y escribe sobre temáticas con perspectiva de género, cultura y actualidad en la revista Mavirock. En Twitter es @mondemanola