Fotografía: Nicole Torres

“Pensar en Nidia es pensar en brochas, pinturas, megáfonos, cartulinas, marcadores, telas” dice su compañera de lucha Sofía Herrera.  

Nidia Solíz tiene 64 años, y es activista desde hace casi 50.  Es común verla abanderando diferentes causas con una camiseta que lleva estampado en  la parte frontal “La mitad de ti es mujer” y por detrás “yo cuido el agüita”.  Esas son sus luchas principales, el feminismo y el ecologismo. 

Heredó el nombre y las convicciones de su madre, una de las fundadoras del Movimiento feminista “8 de Marzo”. Aunque inició su militancia en partidos de izquierda, se volcó a las organizaciones sociales cuando vió que éstos no ponían en práctica sus discursos revolucionarios.

Nidia piensa en colectivo, se nota cuando habla del cuidado común como algo que le permitió combinar sus tareas -de madre, abuela, hija y profesional- con la participación en el espacio público. También cuando no puede elegir solo a una mujer a la que admira, o nombrar únicamente un libro o película favorita. 

“Para mí la fuerza colectiva es la respuesta para todo en la vida porque si no estamos juntas y juntos, al final somos más débiles” expresa con esa sonrisa amable que la caracteriza.