Escuchar cómo un robot te lee un inmenso menú en el que la opción que buscas no se encuentra, sólo para tener que aguantar varios minutos de música de elevador que parece provenir de un antiguo cassette y ser notificado de que todo el personal de atención al cliente está ocupado. Así puede ser la experiencia de llamar por teléfono a la empresa con la que adquiriste un producto o servicio. De Paraguay para el mundo, Toky es la plataforma digital que pretende terminar con ese suplicio.

  • Nombre: Toky
  • País: Paraguay
  • Twitter: @TokyApp
  • Facebook: Toky App
  • Una frase: Da gusto levantarse y saber que estás trabajando en algo tuyo y que mientras dormís alguien en otra parte del mundo está usando y pagando por algo que vos construiste.
  • Se definen como: Telefonía para empresas que usan Internet para vender.

La horrible experiencia de llamar desde el exterior a una empresa de la que eres cliente, como cuando pierdes tu tarjeta de crédito durante un viaje, fue el punto de partida para que Carlos Ruíz-Díaz y Óscar Sánchez, dos jóvenes emprendedores paraguayos, crearan Toky.

Luego la idea fue evolucionando, dice Ruíz-Díaz consultado vía correo electrónico por Distintas Latitudes, hata convertirse en una plataforma para que las empresas puedan contactar y ser contactadas por sus clientes sin la necesidad de un número telefónico, y a sólo un click de distancia.

Las personas tenemos una variedad de opciones para llamar gratis vía internet, como WhatsApp, Skype o Viber, pero las empresas no, añade. “Nosotros estamos ofreciéndoles la forma de lograr precisamente eso, tanto para la empresa, como para el cliente que les quiere llamar”.

Cuando una empresa utiliza Toky, al cliente le basta con dar click en un botón que se instala automáticamente en el sitio web de la compañía, para comunicarse con alguien.

Pese a que el funcionamiento de la plataforma es sencillo, la telefonía es un tema “inherentemente complejo”, dice Ruíz-Díaz, por lo que él y Óscar Sánchez enfrentaron varios obstáculos antes de lograr su meta.

“Toky usa Internet para las comunicaciones, y la penetración de internet en América Latina, aunque crece constantemente, no es tan grande como en otras partes del mundo más desarrolladas”, dice. En 2013 el porcentaje de la población con acceso a internet en la región era de 46.7%, muy por debajo del promedio de la OCDE, de acuerdo con la ONU.

De igual manera, conseguir fondos en Latinoamérica es “súper difícil para empresas como la nuestra”, dice Carlos Ruíz-Díaz, pues la mayoría de los capitales de riesgo y ángeles inversionistas prefieren invertir en startups que operan sobre un modelo probado y con un retorno rápido de la inversión.

Otra dificultad que enfrentaron es que las empresas en América Latina no están acostumbradas a pagar por software, y menos si se trata de un servicio de software que utiliza internet.

“Lastimosamente” el emprendimiento en Paraguay “está todavía subdesarrollado”, dice Carlos acerca de su lugar de origen. “Nosotros salimos de Paraguay para hacer esto porque las cosas todavía no están dadas para hacerlo ahí. Nuestra idea es ser un caso de éxito y volver y transmitir lo que estamos aprendiendo para que otros emprendedores vean que es posible y se animen”.

Sin embargo, hace unos dos años que las cosas comenzaron a cambiar para bien en aquel país, agrega.

Para enfrentar todos esos obstáculos el apoyo de Wayra, la aceleradora de empresas de Grupo Telefónica, fue clave. “Wayra confió en nosotros desde el principio y lo demostró invirtiendo en el proyecto”. El apoyo de la aceleradora les permitió obtener más financiamiento posteriormente.

Por ahora Toky tiene clientes en varios países que incluyen: México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Ecuador, Chile, Brasil, Paraguay, España, Alemania, Holanda, Portugal, Ghana, Singapúr, Japón y Australia. Su intención es llegar a las más de 60 naciones en las que pueden ofrecer el servicio.

“Emprender no es fácil, es más, probablemente sea lo más difícil que hicimos hasta ahora en nuestras vidas”, dice Ruíz-Díaz al preguntársele ¿cómo cambió su vida Toky? “Nos hizo más fuertes, más felices, más tristes (a veces) y más disciplinados. Da gusto levantarse y saber que estás trabajando en algo tuyo y que mientras dormís alguien en otra parte del mundo está usando y pagando por algo que vos construiste. Esa sensación es única”.

Vamos a probar Toky. Si sabes de algún emprendimiento tecnológico o social interesante y novedoso, háblame sobre él dando click en toky.co/arturoili, mi enlace personal de la aplicación.