Fotografía de vicepresidenta Ana Helena Chacón: Casa Presidencial, Costa Rica.

El 9 de enero de 2018 fue un día de emociones, lágrimas, abrazos y frases inspiradoras para los integrantes de las comunidades LGBTI+ en Costa Rica. Muchos y muchas no lo podían creer. Después de casi dos años de espera, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) respondió la opinión consultiva solicitada por la vicepresidencia de Costa Rica sobre derechos patrimoniales de las parejas del mismo sexo y el derecho al nombre de las personas trans. Y la respuesta de la Corte fue mucho más allá: expresó que los Estados que reconocen su competencia deben reconocer el matrimonio igualitario para las parejas del mismo sexo y el derecho pleno a la identidad de las personas trans.

La opinión consultiva tiene un carácter vinculante –es decir, de acatamiento obligatorio- para Costa Rica, único país de la región que por jurisprudencia de su Sala Constitucional reconoce los pronunciamientos de la Corte IDH (incluyendo las opiniones consultivas) como si fueran sentencias de jueces nacionales.

En conferencia de prensa, ayer por la tarde, en la Casa Presidencial de Costa Rica, la vicepresidenta del país, Ana Helena Chacón, quien lideró el proceso de la opinión consultiva, garantizó que la resolución se acataría en su totalidad, esto a pesar de que el presidente, Luis Guillermo Solís, no ha avalado públicamente el matrimonio igualitario. Chacón también enfatizó que el tema es un asunto de Estado, no de gobierno, por lo cual sin importar cuál sea el próximo gobierno, que asumirá el 8 de mayo, tras las elecciones del próximo 4 de febrero, deberá seguir cumpliendo la orden.

Algunos de los principales candidatos presidenciales, la mayoría de los cuales se opone al matrimonio igualitario, han reconocido que deberán acatar la resolución, a pesar de que “personalmente” no la comparten.

Quiero decirles a todas las personas que hoy encuentran esperanza y luz en la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a quienes ven en ella sus proyectos de vida futura en igualdad y sin discriminación; que este logro es gracias a ustedes, producto de sus empeños, de sus luchas, de sus dolores; y que reivindica el amor frente a ese odio que han resistido mil veces en una sociedad que, por no entenderles, les excluyó con violencia y les trató como personas sin derechos”, dijo la vicepresidenta Chacón en conferencia de prensa.

Hoy es un día esperanzador, para que incluso en los rincones más oscuros de nuestro continente, las futuras generaciones de personas LGTBI crezcan sin miedo y tengan las mismas oportunidades en igualdad, para desarrollar sus propios proyectos de vida y de felicidad”, agregó.

¿Qué dice la opinión consultiva?

El estado costarricense, a través del gobierno, había preguntado a la Corte IDH en mayo de 2016, mediante el mecanismo de la opinión consultiva, si la Convención Americana de Derechos Humanos protegía las categorías de orientación sexual e identidad de género, y además, si era necesario hacer reformas legales o crear nuevas figuras para garantizar el derecho al nombre de las personas trans y los derechos patrimoniales de las parejas del mismo sexo.

Al respecto, la Corte IDH fue mucho más allá. En relación con el cambio de nombre y sexo registrales, la Corte IDH dijo que “la adecuación de los registros públicos y de los documentos de identidad para que estos sean conformes a la identidad de género auto-percibida constituye un derecho protegido” por la Convención Americana de Derechos Humanos y por ello “los Estados están en la obligación de reconocer, regular, y establecer los procedimientos” para que estos derechos se cumplan.

Por otra parte, en cuanto a las uniones entre personas del mismo sexo, la Corte IDH señaló que el “Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se derivan de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”, y además que “es necesario que los Estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio”.

Si bien la opinión consultiva de la Corte IDH da aliento para organizaciones y comunidades LGBTI+ de toda la región latinoamericana, no genera necesariamente un acatamiento obligatorio de parte de los diferentes Estados. “En el caso concreto de Costa Rica, la Sala Constitucional ha venido diciendo, en diversa jurisprudencia, que estas opiniones consultivas son prácticamente como si fueran una sentencia de un juez o jueza nacional, es decir, tiene el mismo carácter vinculante. Esto no es necesariamente así para todos los países”, dijo a Distintas Latitudes Larissa Arroyo, abogada especialista en derechos humanos del Frente por los Derechos Igualitarios (FDI).

“En el caso de Costa Rica, en el momento en que sale (esta resolución), que se comunica, queda vigente. Es decir, de una vez que lo tenemos los jueces y juezas de la República, así como cualquier otro funcionario o funcionaria debería poder acatarlo”, agregó.

En este sentido, las organizaciones LGBTI de Costa Rica están haciendo un llamado a que las personas salgan a exigir el cumplimiento de sus derechos; que las parejas del mismo sexo que deseen casarse vayan a los juzgados a solicitar sus matrimonios, y que las personas trans soliciten ante las autoridades el cambio de su nombre y su género registral en sus documentos de identidad.

Para mí este es un antes y un después en la democracia costarricense. Ahora lo que sigue es ver cómo será la actuación del Estado, y además que las personas sepan de esta resolución para que puedan reclamar sus derechos. Ahora toca que Costa Rica responda como país para constituirse como una democracia verdadera”, dijo Arroyo.

La conmemoración

La Fuente de la Hispanidad, en San Pedro, San José, es un lugar que se ha convertido en punto tradicional de celebración de eventos futbolísticos y políticos en la capital costarricense. Ayer, no hubo ningún partido de fútbol, pero la Fuente de la Hispanidad se llenó de personas que gritaban “La Corte dijo sí”, y “El amor le ganó al odio”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Se colgaron banderas de la diversidad en el puente que está sobre la Fuente.

Algunas personas LGBTI de mayor edad lloraban de la alegría, pues aseguran que no creyeron que llegarían a vivir el día en que en Costa Rica se alcanzara la igualdad legal para esta población.

Desde las 6 pm hasta casi las 9 pm, entre tambores, y los pitos de carros que pasaban por la rotonda, manifestando su apoyo, se respiró un ambiente de júbilo, de realización y de alcance de igualdad de derechos.

Para las personas allí reunidas la figura clave era clara: el nombre de la vicepresidenta, Ana Helena Chacón estaba en boca de todas las personas. Incluso circularon memes apodándola “Santa Ana Helena de la Diversidad”. A eso de las 8 pm, la vicepresidenta apareció en un restaurante mexicano en las cercanías, y se invitó a todo el que quisiera a acompañarla allí. Chacón fue recibida entre aplausos, abrazos y lágrimas.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

La rotonda quedó repleta de gente, pese a la convocatoria de última hora.

A pesar de que la sentencia es clara y vinculante para Costa Rica, todavía falta ver cómo se irán implementando sus alcances en el país. Los jueces y juezas podrán utilizar la sentencia para oficiar matrimonios del mismo sexo, y las autoridades del registro también para aceptar cambios de nombre y género, pero todavía podrían existir funcionarios que se nieguen a llevar adelante los proceso, debido a las leyes nacionales.

Faltará, en el caso de la identidad de género, que se genere un reglamento administrativo sobre el tema, y en el caso del matrimonio igualitario, un pronunciamiento de la Sala Constitucional costarricense debería despejar toda duda sobre la legalidad de las uniones. Pareciera que solo es cuestión de tiempo.