#EntrevistasLATAM

Bike Recycling, la iniciativa de dos hermanos que apuestan por vidas más sustentables

Jesús y Guillermo de Bike Recycling hablaron con Distintas Latitudes sobre su proyecto de recolección de residuos y reciclaje en bicicleta.

 


 

Un día de 2018, Guillermo y Jesús García Miranda tomaron sus bicicletas. Les instalaron una canasta en la parte de atrás y acudieron al paseo ciclista que se realiza cada domingo en la Ciudad de México. ¿Cuántos desechos podrían recolectar en uno de esos paseos? ¿Cuántos podrían rescatar para que fueran reciclados?, se preguntaron y decidieron actuar. Ese día nació Bike Recycling, una iniciativa que consiste en que estos hermanos gemelos recolectan y trasladan residuos reciclables en sus bicicletas.

Aunque su proyecto está enfocado al reciclaje, Guillermo y Jesús buscan que las personas poco a poco modifiquen sus hábitos de consumo y generen menos residuos. Hay quienes les han dicho que si un día ya no encuentran basura en la calle se van a quedar sin su trabajo. En realidad, a ellos les haría felices ya no encontrar nada para recolectar en las calles. 

Ambos son parte de la comunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Guillermo estudia Biología y hace su servicio social en la Facultad de Ciencias. Jesús acaba de egresar de la carrera de Psicología. Todos los días salen a rodar en sus bicicletas por la Ciudad de México para hacer recolección de residuos. Cada mes publican en su cuenta de Instagram un reporte con información del tipo y cantidad de residuos que han recolectado. El principal problema que han enfrentado es que cada vez encuentran más residuos en las calles, lo cual rebasa su capacidad de transporte y almacenaje.

Estos emprendedores hablaron con Distintas Latitudes sobre su proyecto, sus planes a futuro y lo que les ha impactado de su ciudad en cuestión de residuos. 

***

¿Cómo fue el primer recorrido que hicieron? 

Jesús: Lo hicimos desde Patio Revolución hasta la Basílica [zona norte de la ciudad].

Guillermo: Sí, hasta la Basílica. Un domingo a las nueve de la mañana. 

Jesús: Nos lanzamos los 55 kilómetros. Pero nos dimos cuenta de que sólo cierto tipo de materiales se pueden reciclar de manera más sencilla. El PET, aluminio, cartón, papel, y vidrio. Poco a poco hemos ido haciendo pruebas y análisis. Lo más rentable que ahorita tenemos es el PET y aluminio porque no es difícil de manejar.

Guillermo: Es más fácil de recolectar y es más fácil de almacenar. Además no pesa mucho y es más fácil de transportar. 

Jesús: Tú puedes encontrar la colilla pero yo realmente no sé a quién se la puedo dar. Estaría genial llevarnos toda la basura pero, ¿dónde la vas a poner y cómo la vas a manejar? Requiere cierto tipo de conocimientos de cómo van a ser manejados los residuos. ¿Qué pasa también después de que te la llevas?

¿Qué hacen con los residuos que recolectan?

Jesús: Hay una recicladora por nuestra casa. Parte del material lo llevamos en la bici y otra parte la llevamos en un carrito. Y se vende. Y lo que obtenemos es para mantenimiento de la bicicleta. Tenemos que almacenar mucho para que genere un buen recurso para el mantenimiento de la bici. Dinero para nosotros casi no hay. El rollo es que siga funcionando. 

¿Cuál es el recuerdo más divertido que tienen de su hermano?

Guillermo: Hace 15 años estábamos jugando una “cascarita” de futbol. Los dos pateamos el balón al mismo tiempo y este explotó.

Jesús: Cuando de niños hacíamos carreras de quién le daba la vuelta a la calle más rápido. Recuerdo que teníamos bicis del mismo color.

¿Por qué hacen este trabajo en bici y no en algún otro medio de transporte?

Guillermo: Fue por accesibilidad más que nada. Y por fácil mantenimiento. Nosotros no vamos a velocidades extremas. Tenemos un control total de la velocidad que llevamos. 

Jesús: Le ponemos la canastilla y sabemos que aunque sea una torre grandota, es más fácil transportar. 

Guillermo: Lo veo más por reacción y comodidad que por velocidad. Si quisiéramos velocidad, hasta una moto o algo así, pero no. Lo vemos con el mayor sentido de seguridad posible. Pero sí, lo vimos más por comodidad y seguridad que por velocidad. Y operación.

¿A qué lugar les gustaría ir a rodar y recolectar?

Guillermo: Pues hemos visto ese asunto en Colombia. Creo que en Bogotá. Hay una problemática bien cañona ahí, del relleno sanitario. Dijeron que ya estaba a su límite, y lo ampliaron y va a seguir funcionando como hasta 32 años más. Nos gustaría estar en la problemática que vimos que hay en Bogotá.

Jesús: A mí en las ciudades ciclistas.

Guillermo: Nos gustaría llevar esta iniciativa a otros países. 

¿Qué serie nos recomiendan?

Guillermo: Más que una serie, recomiendo el documental de Senna. Fue un piloto de la Fórmula 1 brasileño con una gran personalidad y compromiso.

Jesús: Stranger Things, es de las pocas series que me han gustado. El ambiente de los ochenta que maneja en la serie es bastante bueno. Parece que estás ahí.

En sus vidas diarias, ¿qué hacen para generar menos basura?

Jesús: Creo que no estábamos conscientes de eso, pero siempre hemos usado termos o botellas de agua rellenables. Creo que nunca o casi nunca hemos comprado agua embotellada. En nuestra casa no compramos ni garrafones ni agua embotellada, eso es de ley. Y consumimos muy local. Nos gustan mucho los mercados. 

Guillermo: Las bolsas de tela son un paso interesante. Les dices, oye échamelo aquí. Y me dicen, ¿seguro que no quieres tu bolsa de plástico? Es gratis. También lo del unicel, yo creo que ya desde hace tiempo no consumimos unicel. Como tenemos relación con ello nos ha ayudado a concretar más nuestra propia conducta. También tratamos de hacer lo mayor posible sobre reducir. Pero más que eso les invitamos a usar la bici para que sean más sustentables.

¿Qué les ha impactado de sus paseos?

Jesús: Hemos visto cómo de los coches en movimiento tiran las botellas. Ese comportamiento así de literalmente pensar: no es mi problema. Creo que es lo más fuerte que hemos visto en las partes negativas. 

Guillermo: También por parte de la gente. Vemos algo ahí muy lejos, nos paramos, nos bajamos de la bici, nos ponemos los guantes y lo recogemos. Y la gente se saca de onda así como preguntando, ¿por qué lo está recogiendo? ¿Tiene necesidad de hacerlo? Piensan que estamos recogiendo basura, y no estamos recogiendo basura. Basura es un conjunto de residuos, pero si yo recojo un residuo es más sencillo manejarlo. Pero la gente todavía tiene esa idea de que es basura. Pero nos ha motivado todavía más a seguir. Todavía tenemos esa fe de que la gente puede cambiar. Pero sí nos hemos encontrado ese tipo de miradas.

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Jesús: A largo plazo estamos pensando hacer una rodada aquí en la UNAM que ya está habilitada con ciclopistas. Invitar a toda la comunidad y a ver qué sale.

Guillermo: Llegar a más gente es el objetivo principal. Porque solos no vamos a poder. También hubo una persona de Argentina que nos dijo, ¿por qué no eres un Rappi pero que recoja basura de las casas? Y dije: puede funcionar. O sea, yo estoy aquí en Ciudad Universitaria y me llaman para decir, tengo residuos ya separados, ven por ellos. Llego con mi bici ya especial, llevo latas, aluminio, papel y cartón. Te montas en tu bici, te lo llevas, lo almacenan. Y ya cuando sea una cantidad considerable ya reciclarlo y mandar esos fondos a otro lado. No sé, a mejorar las condiciones de recolección de la misma población de aquí. O más guantes, más costales, ese tipo de cosas. Lo que buscamos ahorita es una bici más chida y un espacio que nos puedan rentar o prestar.

Si pudieran invitar a una persona a rodar y recolectar con ustedes. ¿A quién invitarían?

Jesús: Más que una persona, yo preferiría que fueran todos los estudiantes de la UNAM, toda la comunidad universitaria. Porque de aquí salimos y siento que sí se puede hacer. Ese sería mi invitado especial, que sea mucha gente, personas universitarias. 

Guillermo: Yo quiero invitar al rector de la UNAM.

Jesús: Pero no sabe andar en bici.

Guillermo: Quién sabe.

***

Ilustración de portada: Alma Ríos
mm

Tania Chacón Ortiz

Ciudad de México, 1994. Miembra de la 2a Generación de la Red Latinoamericana de Jóvenes Periodistas. Busca aportar a la lucha por la conservación, la justicia ambiental y contra la crisis climática desde el periodismo. Sus días favoritos son en los bosques como voluntaria para su conservación.

Deja un comentario